Big data y fútbol

El Big data y fútbol es un binomio que nos acompañará en los próximos años. La cantidad de datos que se manejan en este deporte y su relevancia, parece el campo adecuado para esta nueva tecnología que avanza sin freno en casi todas las áreas de la sociedad. Poder sacar conclusiones gracias a datos estadísticos, métricas, datos personales de los jugadores y equipos puede dar un giro en varias parcelas que rodean al futbol como son las apuestas, los ojeadores que buscan estrellas incipientes, las alineaciones de los entrenadores, la preparación física de los jugadores, mediciones de audiencias televisivas por países…Todo es susceptible de ser medido y cruzando los datos pueden obtenerse conclusiones valiosas u orientaciones sólidas.

EL BIG DATA Y LA LFP (LIGA PROFESIONAL DE FÚTBOL)

Desde Goméz-Acebo Estudio de Comunicación conocemos de cerca la unión del big data y fútbol. Nuestro cliente, el Arte de Medir, trabaja codo con codo con la LFP (Liga Profesional de Fútbol). La colaboración surge a raíz de que la LFP quisiera sondear las audiencias potenciales extranjeras con el fin de ver cuál es el público objetivo, las mejores horas de emisión, el formato más adecuado y las áreas geográficas donde la LFP tendría más posibilidades de ser seguida. La prueba se inició con la emisión de partidos en Facebook de las semifinales de la Copa del Rey en países como Brasil, Nueva Zelanda, Reino Unido, Italia, Tailandia, Vietnam, Nepal o Bagladesh. Lo único que se necesita para poder seguir la retransmisión es una buena banda ancha. El uso que darán a esta campaña inicial de emisiones se iba a medir con big data para poder recabar datos óptimos y segmentar las audiencias. El Big Data bien utilizado puede decirle a la LFP los gustos de la audiencia de cada país a estudio, sus edades, la localización exacta, la marca y modelo del dispositivo, todo con el fin de rentabilizar y personalizar al máximo las campañas de emisión de partidos.

Pero Big Data y fútbol no se quedan ahí. En EEUU tiene una larga tradición de medir el deporte por estadísticas y ahora con el Big Data le pueden sacar un jugo mucho mayor. Allí ya se está implementando en la NBA, el Baseball y el Futbol Americano. Ahora le toca el turno al Futbol, en el que los datos recogidos en los partidos: minutos jugados, tiros, pases, cabezazos, saltos, kilómetros recorridos, etc. pueden ofrecernos conclusiones a la hora de saber si los jugadores están siendo más o menos efectivos, cada cuánto tiempo tienen riesgo de lesión, cuáles son sus mejores cualidades, en qué área del terreno de juego se suelen mover, desde qué punto suelen tirar, cuáles son los puntos débiles…Toda una serie de datos que pueden cambiar sensiblemente la forma de trabajar de los entrenadores, preparadores físicos, ejecutivos del club, casas de apuestas, analistas deportivos, etc.

¿QUIÉN GANARÁ LA CHAMPIONS SEGÚN LOS DATOS?

Sin embargo, advierten que en el futbol no todo son datos. No todo puede medirse porque, como dice la célebre frase de Jorge Valdano “El futbol es un estado de ánimo”. El componente psicológico y azaroso que rodea a cada futbolista y los acontecimientos propios de cada partido se resisten a ser analizados. Los que llevan hasta el extremo el Big Data asegurando que podría predecir el resultado, digamos por ejemplo, de la final de Champions de este próximo sábado entre el Real Madrid y la Juventus, olvida que el acontecimiento, por si singularidad y efecto en los jugares, es impredecible: quizá el elemento fundamental que permite al futbol ser el mayor de los espectáculos deportivos.