Transformación digital de las empresas

Futuro digital: ¿Qué es la transformación digital de las empresas?

Desde Gómez-Acebo Estudio de Comunicación ya hemos hablado bastante sobre qué es la transformación digital durante los últimos tres años, antes incluso de que hubiera una verdadera conciencia de este proceso tan importante en el que se están embarcando casi todas las empresas. En una primera etapa fueron start-ups y grandes compañías ligadas al mundo de la tecnología, el marketing y los medios de comunicación los que empezaron a cambiar sus procesos, pero solo en esta segunda etapa son las Pymes y empresas tradicionales las que ven como imperativo el cambio, no sin ciertos temores y dudas

 

Una definición de transformación digital

¿Qué es la transformación digital de la empresas? Suele ser (o más bien solía) ser una típica pregunta de un cliente que había oído hablar de ella y de su importancia, pero no tenía claro lo que significaba realmente. Podemos encontrar miles de definiciones buceando por internet o incluso construirla nosotros mismos si fuésemos expertos en el tema. De entre todas las que se pueden encontrar, nosotros nos quedamos con la siguiente, propuesta por un estudio de Uniface: es “la transformación de las actividades de negocio, procesos, competencias y modelos, para aprovechar plenamente los cambios y las oportunidades de las tecnologías digitales y su impacto en la organización, de una manera estratégica y prioritaria”.

Lo que hace importante, en nuestra opinión, a esta definición es su carácter estratégico y holístico, ya que la carga para asegurar la transformación digital dentro de una organización, no sólo recae en los equipos de TI y tecnología; más bien, la transformación digital es una responsabilidad compartida por la dirección estratégica de negocio y de TI en la que interviene toda la empresa, desde el departamento de comunicación hasta el último empleado de la empresa.

 

¿A qué áreas de la sociedad está afectando la transformación digital?

Lo difícil aquí sería responder a cuáles no. Los avances en la ciencia de datos (Big data), el Internet de las cosas (Internet of things), la inteligencia artificial, los smartphones, la nube, la conducción autónoma y los cambios en la movilidad urbana, la realidad virtual y la aumentada, la robótica, los drones… son solo algunos avances tecnológicos que están invadiendo la vida de buena parte del mundo occidental y desarrollado, por lo que la disrupción entre el modelo, digamos, analógico y el digital esta teniendo consecuencias brutales en la vida de las sociedades del bienestar. Nadie puede imaginarse andando sin un aparato digital incorporado, todo el mundo ha compartido algo en las redes y cualquier duda que alguien se plantea tiene una respuesta en internet. En algunos países se está empezando a valorar el derecho de estar off-line, lo que da una buena idea de la inmersión profunda que ha tenido la era digital.

¿Qué beneficios está produciendo la transformación digital de las compañías?

Una vez resuelta la pregunta ¿Qué es la transformación digital de las empresas? Y una vez embarcadas en este cambio drástico o, incluso, algunas empresas aún recelosas de abandonar su modelo tradicional quieren saber qué les aporta y aportará en un futuro esta transformación digital. Pues según los últimos estudios realizados por la Comisión Europea los beneficios son varios:

  1. Las empresas que han afrontado la transformación digital mejoran la rentabilidad.
  2. Incrementa la productividad por encima del 20%
  3. Mejora los procesos de comunicación externa e interna de la empresa. Cómo es percibida por los clientes, a la vez que mejora la percepción de los propios trabajadores hacia la compañía.

El Big data ayuda a la toma de decisiones de negocio

Muchas empresas están temerosas de realizar cambios y asumir costes que no les funcionen o que supongan un gran riesgo económico y comprometa su viabilidad. Firmas como nuestro cliente El Arte de Medir nos ayudan a entender que la transformación digital impulsa una mejora en la toma de decisiones, fundamentadas ahora en datos y no en intuiciones. Los canales y herramientas digitales nos permiten sondear el terreno para que estos cambios sean los acertados o más certeros posibles.